Archivo de la etiqueta: Obesidad Noni

la Obesidad y el Noni

El Noni en la Obesidad

 

Introducción:

Se llama obesidad al aumento del peso a expensas de un aumento de la grasa corporal a un nivel que resulta perjudicial para la salud. También se diferencia la obesidad del sobrepeso, donde el sobrepeso es un aumento de peso entre un 10 y un 20% del peso ideal y la obesidad es un aumento mayor al 20% del peso ideal. En este artículo se consideran ambos casos como obesidad.

La obesidad en el mundo ha dejado de ser una condición estética para convertirse en un factor de riesgo para la salud.

Afecta a casi todos los aspectos de la vida, no solo a la salud, sino también la autoestima y a su bienestar social.

Esta enfermedad está aumentando tanto en los países desarrollados como subdesarrollados, si bien es mucho más frecuente en personas con nivel socioeconómico bajo.
Afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres, especialmente a partir de los 50 años.
La obesidad infantil ha ido en aumento en los últimos años.

Las causas de la obesidad:

Las causas son múltiples y a la vez poco conocidas. La obesidad se caracteriza por un exceso de depósito de grasa, debido a que a largo plazo, el gasto de energía es menor a la energía que ingiere. Entonces puede ser que una persona desarrolle obesidad por haber aumentado la energía de su ingesta, por haber disminuido su gasto de energía o por ambas razones.

El gasto de energía de una persona está determinado por tres factores:

  • El gasto energético basal, es el gasto de energía para los procesos vitales en condiciones ambientales neutrales. Es mayor en los hombres y representa entre un 50 a 70% del gasto energético total.
  • El gasto energético de la actividad física es el más variable. El gasto energético frente a una actividad física particular es superior en el individuo obeso debido a que éste tiene que realizar un mayor esfuerzo para desplazar un mayor peso corporal. Sin embargo, el individuo obeso es menos activo y en general realiza menos actividad física.
  • El gasto energético luego de las comidas. Este es el gasto necesario para la absorción, digestión y metabolización de los nutrientes. La persona obesa puede tener un gasto energético luego de las comidas normal o disminuido.

El aumento de energía de la ingesta, puede estar aumentado en una persona obesa ya que según estudios, a causa de la obesidad, las personas ingieren mayor cantidad de alimentos. Esto es difícil de determinar ya que está comprobado que la mayoría de las personas obesas subestiman inconscientemente la cantidad de alimentos que ingieren.

Hay estudios que indican que en las personas obesas puede haber un disbalance entre las grasas que ingieren y una dificultad para oxidarlas lo que produciría un mayor depósito con el tiempo. También es importante destacar que las grasas producen un efecto saciante menor que otros nutrientes, lo que favorecería la ingesta.

Durante años se ha asociado a la obesidad como un problema endocrino, pero solo un 3% de las personas obesas presentan problemas endocrinos.
Algunos fármacos pueden inducir al aumento de peso como los corticoides, antidepresivos tricíclicos, los estrógenos. Estos inducen a aumentar el peso por retención de líquidos fundamentalmente.
La transmisión familiar de la obesidad es muy conocida. Sin embargo, los miembros de una misma familia comparten la misma dieta u los mismos hábitos de vida.

La obesidad como enfermedad:

 

Cuando persona ingiere mayor energía de la que gasta, esta energía se almacena como grasa en el tejido adiposo. El tejido adiposo está formado por células llamadas adipocitos que tienen la capacidad de llenarse de grasa aumentando su tamaño. Cuando estos ya alcanzaron su tamaño máximo, se forman nuevos adipocitos. Si la persona comienza a adelgazar se reduce el tamaño de los adipocitos, disminuyendo así el tejido adiposo.

Se clasifica la obesidad según la distribución de la grasa acumulada en el cuerpo. Se llama obesidad androide o abdominal a la que presenta acumulación de grasa por encima de la cintura, en la zona abdominal. Esta es más habitual en los hombres y es la que presenta mayor riesgo de padecer enfermedades asociadas.

Se llama obesidad ginoide a la que presenta acumulación de grasa en la mitad inferior del cuerpo, en el bajo vientre, caderas y muslos. Es característica de las mujeres.

Enfermedades asociadas:

 

La obesidad se la considera un factor de riesgo para varias enfermedades. De hecho, hay enfermedades que disminuyen sus síntomas e incluso llegan a desaparecer cuando la persona alcanza un peso ideal o se acerca a él.

Diabetes tipo II: La frecuencia de diabetes tipo II (la que no utiliza insulina para su tratamiento), es tres veces superior entre los individuos obesos, y en la mayoría de los casos puede controlarse reduciendo el peso. Esto se debe a que el organismo de la persona obesa, tienen un mayor estímulo para la liberación de insulina, pero esta no se puede utilizar correctamente debido a una disminución del número de receptores en las células, los que deben hacer que la insulina cumpla su función correctamente.

Hipertensión arterial: El aumento en la liberación de insulina y la disminución de los receptores pueden llevar a la hipertensión arterial. También se han visto otros factores que se relacionan con la obesidad. La pérdida de peso se acompaña de una importante disminución de las cifras de presión arterial.

Enfermedades cardiovasculares: La obesidad puede producir un aumento del volumen de la sangre, lo que hace que el corazón deba trabajar más y así se atrofie. La insuficiencia cardíaca congestiva y la muerte súbita son mucho más frecuentes en la persona obesa.

Alteración de los lípidos sanguíneos: La obesidad se asocia con frecuencia a la alteración de los lípidos sanguíneos, esto es, aumento de los triglicéridos, del colesterol y disminución de HDL una lipoproteína que ayuda a eliminar el colesterol. Esto puede normalizarse con la disminución del peso.

Insuficiencia venosa periférica: A mayor obesidad, hay mayor riesgo de presentar várices, edemas (retención de líquidos) y falta de circulación en miembros inferiores. También se presenta un mayor riesgo de padecer enfermedad tromboembólica, que puede llevar a incapacidades y la muerte.

Problemas respiratorios: En casos de una obesidad importante, se han visto problemas para ventilar (inhalar y exhalar) lo que lleva a que no haya suficiente oxígeno en el organismo. Esto puede llevar a somnolencia, denominado “Síndrome de Pickwick”. La falta de oxígeno puede requerir internación y presentan riesgo de padecer insuficiencia cardíaca. Generalmente esto también disminuye con la pérdida de peso.

Cáncer: En las mujeres obesas, aumenta el riesgo de padecer cáncer de endometrio, vesícula y vías biliares. En el hombre, la obesidad se asocia a cancer de colon, recto y próstata.

Problemas en vías biliares e hígado: La alteración de los lípidos sanguíneos, lleva a una mayor eliminación a través de la bilis, lo que puede terminar en cálculos en la vesícula. También la obesidad se relaciona con el riesgo de padecer hígado graso. También el riesgo disminuye con la pérdida de peso.

Hiperuricemia y gota: El aumento de ácido úrico en sangre en el obeso, es a causa de varios factores. Esto pude llevar a padecer “gota”. Las dietas muy bajas en calorías y no equilibradas pueden llevar a un aumento brusco de los niveles de ácido úrico y desencadenar una crisis gotosa.

Problemas psicológicos: En muchos casos, la obesidad provoca trastornos psicológicos como depresión y ansiedad.

Otros problemas asociados: La obesidad aumenta el riesgo quirúrgico, complicaciones en el embarazo, y disturbios en el crecimiento. También afecta las articulaciones.

Como se ha visto, es claro que el problema de la obesidad va más allá de la estética. La obesidad reduce la expectativa de vida de quien la padece.

Tratamiento:

A pesar de esto, el hecho de querer llegar a un peso adecuado significa para muchos un problema, en el cual se cuentan sacrificios difíciles de llevar.

En algunos casos, se intenta llevar una dieta cuyo origen puede ser una revista, un libro, o aconsejada por alguna persona conocida, entre otras. Lo más habitual en este caso, es que se baje de peso en forma más o menos rápida. Luego de realizar la dieta, se vuelve a comer de la forma habitual, lo que hace que se recupere el peso perdido, tanto o más pronto que el tiempo que llevó bajarlo. Si vuelve a hacer la dieta, ocurrirá lo mismo y se creará un círculo vicioso (dieta, aumento de peso), donde el organismo puede dañarse.

Otro caso puede ser que al realizar la dieta, no se sienta bien y deba abandonarla.

Esto ocurre habitualmente y se debe a que no son dietas adecuadas a esa persona. Un plan alimentario debe educar a la persona, luego de seguirlo, debe saber qué es lo que debe comer, cómo combinar los alimentos, cómo se debe cocinar, sin someterse a un plan estructurado.

El plan de adelgazamiento con objetivos claros, debe incluir un seguimiento médico, con un plan de ejercicios controlados por una persona idónea, apoyo psicológico en caso de necesitarlo, y un plan alimentario controlado por un nutricionista.

En casos especiales se recurre a otras técnicas como fármacos o cirugías.

En todos los casos los objetivos serán:

  • Llevar el peso lo más cercano al ideal
  • Disminuir el riesgo de enfermedades asociadas
  • Disminuir el apetito
  • Corregir perturbaciones metabólicas
  • Reeducación alimentaria
  • Mantener el peso alcanzado

 

Cómo el Noni puede ayudar en la obesidad:

 

En este caso en particular el Noni tiene varios campos de acción. Puede actuar a través de la prevención de las enfermedades asociadas, como en mejorar la actitud frente a un plan de adelgazamiento.

Se conoce que el Noni puede reforzar el sistema inmune, mejorando su efecto y estimulando un sistema inmune lento. Esto podría ayudar en la aparición de la Diabetes, ya que por una falla de este sistema, se destruyen las células B productoras de insulina. Y con un sistema inmune que funcione correctamente, se pueden prevenir las infecciones, que son uno de los factores desencadenantes de la Diabetes 2.

El Noni contiene una sustancia llamada scopoletina con propiedades antihipertensivas. Esta sustancia ayuda a llevar la presión arterial a valores normales. Por esto en caso de existir hipertensión, ayuda a normalizarla y por esto ayuda también a evitar problemas cardíacos por sobrecarga de esfuerzo al corazón.

El Noni estimula la liberación de óxido nítrico, que es una sustancia que el organismo libera en condiciones normales para otorgar elasticidad a los vasos sanguíneos. Entonces, ayuda a bajar la presión arterial cuando está elevada, ayuda a prevenir problemas cardíacos, mejora la circulación sanguínea en el caso de hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia, y en problemas circulatorios.
El jugo de Noni contiene antioxidantes como Bioflavonoides, vitamina C y Carotenoides, los cuales evitan que en las arterias, se oxiden las grasas y formen la placa de ateroma, que provoca luego el endurecimiento de las arterias llamado aterosclerosis, y puede causar trastornos serios en la circulación.

El jugo de Noni contiene una importante cantidad de fibra, tanto soluble como insoluble.
La fibra soluble tiene un efecto de reducción de la absorción del colesterol de la dieta, ya que en el intestino lo arrastra y hace que se elimine naturalmente.

El otro tipo de fibra, la insoluble, otorga un mayor valor de saciedad, entonces al realizar un plan alimentario para reducir peso, luego de tomar el jugo de Noni la fibra absorbe agua, aumenta su volumen y otorga mayor sensación de saciedad, lo que ayuda a la reducción del peso. Además la fibra normaliza la función intestinal permitiendo una correcta absorción de nutrientes y eliminación de desechos tóxicos y previene ciertos tipos de cáncer de colon.

El Noni estimula también la liberación de serotonina, ya que contiene su precursor, el aminoácido triptofano. La serotonina es un regulador natural, y entre sus múltiples funciones está la de controlar el buen funcionamiento de las arterias.

Al liberar naturalmente serotonina, el organismo puede liberar melatonina. Se ha visto que en personas que cursan con depresión, tienen bajos niveles de melatonina y mejoran notablemente cuando se les administra con medicamentos. El Noni no contiene melatonina, pero estimula a que el organismo la libere naturalmente. Hay muchos casos de personas obesas que cursan con episodios de depresión y esto hace que les resulte más difícil llevar a cabo con éxito un plan de adelgazamiento. No quiere decir esto que todas las personas obesas que sienten depresión sea por falta de melatonina, pero hay numerosos casos en los cuales esto sucede y perjudica notablemente el éxito del plan. Al estimular la liberación natural de melatonina puede ayudar a sentir mayor bienestar, y se ha visto también que ayuda a disminuir la ansiedad, que normalmente aparece en distintos momentos del plan de adelgazamiento.

Una de las sustancias más importantes que contiene el Noni es la proxeronina que con la ayuda de la enzima proxeroninasa, también contenida en Noni, se transforma en el organismo en xeronina. Según se ha visto en varios estudios, la xeronina estimula al aparato de Golgi, un componente de la célula que se encarga de empaquetar y distribuir donde se necesite las sustancias esenciales para que las células funcionen adecuadamente y así el organismo regula su función. Al estimular la función del aparato de Golgi, hace que el organismo pueda regularse mejor y naturalmente. De esta forma es como se estimula la liberación natural de serotonina, melatonina, óxido nítrico, entre otras.
Se puede concluir que si bien el jugo de Noni en sí mismo no va a producir adelgazamiento, contribuye notablemente a evitar las complicaciones habituales de la obesidad y puede ayudar a disminuir la ansiedad y la depresión que pueden padecer las personas con obesidad.

Referencias Bibliográficas

– Farreras, Rozman. Medicina Interna. 14° Edición. Ediciones Hancourt S.A. España 2000.
– Torresani, M. E., Somoza M. I. Lineamientos para el cuidado nutricional. Ed. Eudeba. Buenos Aires 1999.
– Solomon Neil,Md, PhD. THE NONI PHENOMENON. South Geneva Road Vineyard, 1999.
– Longo E.N., Navarro E.T. Técnica Dietoterápica. Ed. El Ateneo. Segunda edición. Buenos Aires, mayo de 1998
– Kim NY, Pae HO, Ko YS, Yoo JC, Choi BM, Jun CD, Chung HT, Inagaki M, Higuchi R, Kim YC. In vitro inducible nitric oxide synthesis inhibitory active constituents from Fraxinus rhynchophylla. Planta Med 1999 Oct.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc
– Deutscher SL, Creek KE, Morre DJ. Inhibition of Golgi apparatus- mediated secretion by cinnamic acid derivatives. Eur J Cell Biol 1981 Oct;25. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc
– Tahawi Z, Orolinova N, Joshua IG, Bader M, Fletcher EC. Altered vascular reactivity in arterioles of chronic intermittent hypoxic rats. May 2001 http://www.ncbi.nlm.nih.gov pmid:11299297
– Rojdmark S, Berg A, Rossner S, Wetterberg L. Nocturnal melatonin secretion in thyroid disease and in obesity. (Oxf) 1991 Jul http://www.ncbi.nlm.nih.gov PMID: 1889140
– Shafii M, MacMillan DR, Key MP, Kaufman N, Nahinsky ID. Case study: melatonin in severe obesity. USA.1997 Mar http://www.ncbi.nlm.nih.gov PMID: 9055523
– Hirazumi A, Furusawa E. An immunomodulatory polysaccharide-rich substance from the fruit juice of Morinda citrifolia (noni) with antitumour activity. USA1999 Aug http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 10441776