Archivo de la etiqueta: gastroenteritis infecciosa

gastroenteritis infecciosa

La gastroenteritis infecciosa

 

Introducción:

La gastroenteritis infecciosa, es una disfunción del intestino producida por microbios como virus, bacterias, o parásitos.

Se caracteriza por presentar diarrea (heces de menor consistencia y generalmente deposiciones más frecuentes), y puede acompañarse de vómitos y dolor abdominal.

La variedad de síntomas, y duración de la enfermedad es tan amplia como microbios pueden producirla. Además en algunos casos depende de la cantidad de microorganismos que ataquen, y depende también del estado inicial del individuo.

¿Por qué se produce la gastroenteritis infecciosa?

 

Existen numerosas causas de infección, estas dependen de:

  • El agente: características del virus, bacteria o parásito que ataca.
  • El ambiente: condicionantes del medio ambiente en que vive el huésped.
  • El huésped: condicionantes de la persona afectada.

Con respecto al ambiente: los condicionantes son los relacionados con la higiene, como accesibilidad al agua potable, tipo de vivienda, condiciones sanitarias. La característica de la enfermedad y el agente causal varía según el clima, estación y localización geográficas, como por ejemplo, una de las especies de la bacteria E. Coli produce una toxina que causa enfermedad en la zona tropical, conocida como diarrea del viajero que la experimenta entre un 20 y 50% de las personas que viajan a esos lugares. Hay una alta frecuencia de infecciones gastrointestinales en hospitales y centros de día.

Con respecto al agente: influyen el número de microorganismos ingeridos capaz de causar enfermedad, que varía según la especie; la capacidad de adherirse a la pared intestinal; la capacidad de producir toxinas, donde lo que produce la enfermedad es la toxina y no el microorganismo en sí; la capacidad de invadir la pared intestinal, donde el agente en vez de adherirse a la pared penetra en ésta destruyendo las células.

Con respecto al huésped: el riesgo de contraer la enfermedad varía de acuerdo a la edad, hábitos de vida y de higiene, y al estado general del individuo. Esto último es fundamental, ya que en condiciones normales, cuenta con suficientes mecanismos de defensa para combatir la enorme cantidad de microorganismos que se ingieren normalmente en cada comida; si el individuo no cuenta con un adecuado estado de salud estos mecanismos pueden verse afectados.

En la mayoría de los casos el mecanismo de transmisión de la enfermedad es el llamado fecal-oral donde, por diferentes medios se ingiere agua o alimentos contaminados con materia fecal, como por ejemplo, sistemas cloacales deficientes, por la defecación de animales en lugares en contacto con los alimentos (agua de riego, sembrados), también por la contaminación de las manos y èstas la transmiten a los alimentos o al agua. El consumo de alimentos insuficientemente cocidos, como las carnes o huevos, o el contacto de alimentos crudos con cocidos (llamada contaminación cruzada) son también mecanismos de transmisión comunes.

Por esto, en zonas donde la higiene es deficiente, o no se cuenta con los medios adecuados como agua potable y disposición adecuada de excretas, es donde ocurren con mayor frecuencia los episodios de gastroenteritis infecciosa. Asimismo cuidando todos estos factores, puede ocurrir que aparezca la enfermedad.
Debido a una gastroenteritis, las células de la pared intestinal sufren alguna lesión. La magnitud de ésta depende de la gravedad de la enfermedad y del estado previo del paciente, es decir de su capacidad para recuperarse. La restauración celular es de suma importancia ya que se debe recuperar la función del intestino, como absorción de nutrientes.
Si la enfermedad se prolonga, ocurre que la célula se lesiona más de lo que se reconstituye, no hay una buena absorción de nutrientes, lo que lleva a no disponer de éstos para la reconstitución celular.

 

Mecanismos de defensa del organismo:

 

Como se dijo anteriormente, en condiciones normales el organismo cuenta con suficientes mecanismos de defensa para combatir los microorganismos que ingiere.

Estos mecanismos son:

  • Flora saprófita: son microbios que se encuentran normalmente en el intestino e impiden que otros que causan daño se instalen allí. El mecanismo de acción es por competencia de nutrientes, es decir como la pared intestinal ya está ocupada por la flora saprófita, no quedan nutrientes disponibles para la flora patógena, la que hace daño. Por eso los niños pequeños que aún no han desarrollado una flora intestinal normal, son más proclives a la infección intestinal. Por otro lado, el consumo no controlado de antibióticos, puede afectar la flora saprófita, dejando lugar al crecimiento de la flora patógena.
  • Acidez del estómago: La mayoría de los microorganismos no llegan al intestino ya que son destruidos en el estómago por el ácido que éste produce. Por eso, es importante mantener una adecuada secreción de ácido estomacal.
  • Peristaltismo: El peristaltismo es el movimiento normal del intestino. Esto produce un efecto de “barrido” de microorganismos. En los casos donde el peristaltismo está disminuido, puede aparecer un sobrecrecimiento de microbios.
  • Inmunidad: el intestino cuenta con una importante protección inmunitaria. Está dada por la respuesta celular inmune, la producción de anticuerpos, diversas secreciones de intestino como lizozima, y lactoferrina. Las personas con una deficiencia en el sistema inmune, son más proclives a padecer gastroenteritis infecciosa.

La función del Noni:

 

Se han reportado muchos casos de gastroenteritis infecciosa en los que el uso de jugo de Noni ha ayudado a su recuperación.

Según los numerosos estudios realizados sobre las acciones beneficiosas del Noni, se puede decir que en esta afección, se suman y complementan varias funciones, tanto sea en promover la recuperación como, más importante aún, la prevención.

El Noni ha sido usado por más de dos mil años en el tratamiento y prevención de varias enfermedades; muchas de éstas causadas por infecciones de virus, bacterias, parásitos y hongos. Estudios recientes demuestran su acción antimicrobiana, es decir que no permite que vivan los microbios que causan enfermedad. Específicamente se ha comprobado su acción en ciertos tipos de bacterias que afectan el intestino como E. Coli (inhibida por la escopoletina contenida en el jugo de Noni), Salmonella, Pseudomonas, entre otras.

Por otro lado se ha comprobado la acción del Noni para estimular la función inmune. Como vimos anteriormente, en un organismo donde la función inmune es óptima, los microbios tienen menos chance de hacer daño. El Noni actúa estimulando la producción de diferentes agentes inmunes como interleuquinas, interferones, óxido nítrico y lipopolisacáridos. Es importante destacar que si estos componentes naturales del organismo no son sintetizados y liberados en la cantidad y momento adecuados, el sistema inmune no es efectivo.

También se ha visto que ayuda a restaurar las células dañadas, que, como vimos anteriormente, esto es importante para la pronta recuperación de las funciones normales del intestino. Esta función está dada por el Sistema Xeronina, donde, como se ha visto en otros artículos, el Noni contiene Xeronina, pero en mayor cantidad su precursor, la Proxeronina, y la enzima que la convierte, la Proxeroninasa. El componente con acción restauradora es la Xeronina, que actúa sobre el Aparato de Golgi optimizando su función.

El aparato de Golgi, es un componente de la célula, cuya función es la de guardar, empaquetar y enviar diferentes sustancias al lugar donde lo necesita la propia célula o células vecinas. De este modo una célula dañada, necesita muchas sustancias para regenerarse y por lo tanto, una correcta función del Aparato de Golgi. De esta forma es también como se estimula la liberación de los agentes de la inmunidad, como los de regeneración celular y otros con acción reguladora de las afecciones intestinales como melatonina y óxido nítrico, entre otros.
Un componente de gran importancia en esta enfermedad, es el tipo de fibra contenida en el jugo de Noni. Este contiene tanto fibra soluble como insoluble, y ambas en buena cantidad. La fibra soluble, lleva este nombre porque se disuelve en agua. Una vez en el intestino, fermenta y los productos de esa fermentación son el alimento de la flora saprófita, que, como se dijo anteriormente protegen el intestino de la presencia de otra flora que produzca daño. Esos productos de fermentación, también ejercen acción trófica sobre las células del intestino. Esto quiere decir que promueve el crecimiento de estas células.

Considerando entonces que el Noni tiene capacidad antimicrobiana, estimula el sistema inmune, y la producción de sustancias moduladoras del intestino, reconstituye las células intestinales dañadas y contiene fibras con acción trófica de estas células, se puede decir que es un complemento ideal para la recuperación y más importante aún, para la prevención de la gastroenteritis infecciosa.

Referencias bibliográficas

– Farreras, Rozman. Medicina Interna. 14° Edición. Ediciones Hancourt S.A. España 2000.
– Torresani, M. E., Somoza M. I. Lineamientos para el cuidado nutricional. Ed. Eudeba. Buenos Aires 1999..
– Solomon Neil,Md, PhD. THE NONI PHENOMENON. South Geneva Road Vineyard, 1999.
– Cuzzocrea S, Mazzon E, Serraino I, Lepore V, Terranova ML, Ciccolo A, Caputi AP. Melatonin reduces dinitrobenzene sulfonic acid-induced colitis. Italy. 2001 Jan . http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 11168901
– Wang M, Kubodera S, Araki I, Takihana Y, Ueno A, Takeda M. Inhibition of nitric oxide synthase induces intestinal mucosal damage and increases mortality in rats treated by FK506. Japan. 2001 Sep http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 11665854
– Chakravortty D, Kumar KS. Interaction of lipopolysaccharide with human small intestinal lamina propria fibroblasts favors neutrophil migration and peripheral blood mononuclear cell adhesion by the production of proinflammatory mediators and adhesion molecules. India 1999 Feb http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 10036324
– MacLoughlin PF, Malone DM, Murtagh JT, Kieran PM. The effects of turbulent jet flows on plant cell suspension cultures Ireland. 1998 Jun http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 10099297
– Hirazumi A, Furusawa E. An immunomodulatory polysaccharide-rich substance from the fruit juice of Morinda citrifolia (noni) with antitumour activity. USA1999 Aug http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 10441776
– Korhonen R, Korpela R, Saxelin M, Maki M, Kankaanranta H, Moilanen E. Induction of nitric oxide synthesis by probiotic Lactobacillus rhamnosus GG in J774 macrophages and human T84 intestinal epithelial cells. Finland.
– 2001 Aug http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fcPMID: 11580098
– Bubenik GA, Blask DE, Brown GM, Maestroni GJ, Pang SF, Reiter RJ, Viswanathan M, Zisapel N. Prospects of the clinical utilization of melatonin. Canada. 1998 Jul-Aug http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc PMID: 9730580