hipertensión arterial

El Noni y la hipertensión arterial

 

La hipertensión arterial:

 

Se conoce como hipertensión arterial a la elevación sostenida de la presión arterial sistólica y/o diastólica.

La presión sistólica o máxima, está dada por la contracción del corazón para impulsar la sangre, y representa la mayor fuerza del flujo sanguíneo en las arterias.
La presión diastólica o mínima, está dada por la relajación del corazón, para recibir la sangre, permaneciendo las arterias con el mínimo flujo de sangre.

La hipertensión, representa la enfermedad crónica más frecuente de las muchas que azotan a la Humanidad. Su importancia reside en el hecho de que cuanto mayores sean las cifras de presión, tanto sistólica como diastólica, mayor es la probabilidad de padecer enfermedades causadas ésta y mayor es también la mortalidad de los individuos. Esto es así en todas las poblaciones estudiadas, en todas las edades y en ambos sexos.

El origen de la hipertensión, se desconoce en la mayoría de los casos; solo un 4 a 6% es de causa conocida, como alteraciones renales, endocrinas, del sistema nervioso, o el uso de ciertas drogas o fármacos. La hipertensión de causa desconocida se denomina “primaria”, “esencial” o “idiopática, donde no se conoce ninguna enfermedad que la determine; a ella corresponde la gran mayoría de las personas hipertensas.

Clasificación de la presión arterial

 

(para adultos de 18 años o mayores)
————————————————————————————-
Categoría Sistólica Diastólica
(mm de Hg.) (mm de Hg.)
————————————————————————————-
Normal menor a 130 menor a 85
Normal alta 130-139 85-89

Hipertensión arterial

 

  • Grado1 (leve) 140-159 90-99
  • Grado 2(moderada) 160-179 100-109
  • Grado 3 (severa) 180-209 110-119
  • Grado 4 (muy severa) mayor /= 210 mayor/=120

Fuente: Joint National Comitee on Detection Evaluation and Treatment of High Blood Presure. National Institutes of Healt (USA) – 1993.

Se estima que entre el 20 y el 25% de los adultos de más de 18 años presentan cifras de presión arterial superiores a 140/90 mm Hg de manera estable, criterio actual que define la hipertensión. La prevalencia aumenta progresivamente con la edad y llega a alcanzar cifras superiores al 50% entre los individuos de más de 65 años.

Entre los factores predisponentes más importantes, se pueden destacar:

  • Edad: La presión arterial aumenta con la edad en ambos sexos.
  • Etnia: La elevación de presión con la edad es mayor en la etnia negra que en la blanca, por lo que la prevalencia de hipertensión entre la población negra es más elevada.
  • Genética: Se ha comprobado que la prevalencia de hipertensión es mayor entre familiares de primer grado. De hecho la herencia puede representar más de la mitad de la variabilidad de la presión arterial.
  • Ambiente: La exposición durante mucho tiempo a ambientes psicosociales adversos puede ser importante y originar hipertensión permanente.
  • Personalidad: pueden ser importantes factores como la tendencia a la ansiedad y la depresión, los conflictos de autoridad, el perfeccionismo, la suspicacia y la agresividad.
  • Sobrepeso: Hay una relación estrecha entre el sobrepeso y la hipertensión arterial.
  • Ingesta de Cloruro de Sodio (sal): Si bien la relación encontrada es menor que con el sobrepeso, esta existe y es importante. Además, la reducción de la ingesta de sal facilita, en gran medida, el efecto de los medicamentos antihipertensivos y el control de la hipertensión.
  • Calcio: Un adecuado aporte de calcio, disminuye, aunque en menor medida, la hipertensión.
  • Cafeína: Aunque transitoriamente, la cafeína incrementa la presión arterial.
  • Alcohol: Se encontró una relación importante entre la hipertensión y la ingesta elevada de alcohol.

La hipertensión puede derivar en enfermedades cardíacas, renales o del sistema Nervioso Central, por lo cual, debe considerarse como un importante factor de riesgo, y tratarse en consecuencia, como tal.

La influencia del Noni en la hipertensión:

Hay datos coleccionados que demuestran que el jugo de Noni es capaz de bajar la hipertensión arterial a valores saludables.
Desde hace más de 2000 años se sabe que se usó con efectividad para tratar numerosas enfermedades en Panamá, Polinesia, China, India y otros lugares. Actualmente existen numerosos testimonios de personas hipertensas, que manifiestan que luego de tomar jugo de Noni lograron una importante mejoría. Y por último estudios científicos con más de 50 profesionales de la salud, varias universidades de todo el mundo y más de 10000 usuarios de jugo de Noni, indican que éste representa un efectivo agente antihipertensivo sin efectos indeseados.

Cómo actúa el jugo de Noni en la hipertensión:

No hay aún evidencia científica que confirme el mecanismo por el cual el jugo de Noni ayuda a bajar la presión arterial, pero se están investigando algunas posibles respuestas de las sustancias contenidas en el jugo que han dado resultados positivos a las hipótesis de los investigadores. Estas son la scopoletina, cuya función es dilatar los vasos sanguíneos contraídos, el efecto estimulante de la producción de óxido nítrico por el cuerpo, el cual otorga una mayor elasticidad a los vasos sanguíneos, y la utilización del sistema xeronina, que actúa sobre la célula dañada, ayudando a recuperar su función normal.
Los investigadores consideran que las diferentes sustancias contenidas en Noni, trabajan sinergicamente, mejorando cada una las propiedades de las otras.

Scopoletina:
La scopoletina fue aislada del extracto de Noni en 1993, y se han recolectado numerosos datos que revelan sus propiedades antihipertensivas.

Algunos investigadores consideraron la posibilidad de la scopoletina de bajar la presión a niveles por debajo de lo normal, ya que en estudios en animales se demostró un efecto hipotensor, luego de suministrarles scopoletina sola (no contenida en el jugo de Noni); sin embargo, no ocurrió esto en los miles de casos documentados en que se administró Noni. La razón puede deberse a que, como se expresó anteriormente, los componentes del Noni trabajan sinergicamente, mejorando uno las propiedades del otro, así se evitarían los efectos no deseados. Esto indicaría entonces que la scopoletina contenida en el jugo de Noni, tiene un efecto antihipertensivo, y no un efecto hipotensor. Esto es en el caso de la hipertensión, el jugo de Noni baja la presión arterial sin llevarla más allá de los valores normales.

Efecto estimulante de la producción de óxido nítrico:
Aunque el Noni no contiene óxido nítrico (O.N.), en pruebas de laboratorio se demostró que puede estimular al cuerpo a producirlo. El O.N. es un componente imprescindible en numerosas reacciones del organismo.
Los nitrovasodilatadores son un grupo de drogas utilizadas en muchas patologías cardiovasculares que en el organismo forman O.N., dentro de la célula de las paredes vasculares, (venas y arterias).

El O.N. estimula una enzima (guanilato ciclasa), que resulta en el aumento de un componente (monofosfato guanosina cíclica) y éste produce la vasodilatación, esto es, la relajación de los vasos sanguíneos contraídos.
La arteriosclerosis, (endurecimiento de las paredes arteriales), puede deberse a la incrementada destrucción del O.N. por los radicales libres. Existe la hipótesis que la hipertensión crónica está asociada con la disminución de la producción de O.N. Los nitratos, que producen O.N., tienen efectos antiplaquetarios, evitando así la disminución de la capacidad de las arterias, y disminuyen la formación de trombos, (causales de discapacidad o muerte).

También se confirmó una variedad de mecanismos por los cuales el O.N. aumenta el flujo sanguíneo coronario (irriga al corazón), amplía la estenosis, que es la disminución de la capacidad de la arteria, mejora la disfunción de las paredes arteriales y el flujo sanguíneo, mejora la vasoconstricción de la circulación coronaria. Estos efectos ayudan a aumentar los nutrientes del corazón y así mejora toda la función cardíaca y consecuentemente la circulación; esto incluye, claro está la hipertensión arterial.

Esto significa que el Noni a través de la estimulación de O.N. contribuye a la disminución de la presión arterial en los casos de hipertensión.

Sistema xeronina:

La xeronina es un alcaloide que se encuentra en el jugo de Noni. Aunque está en muy pequeñas cantidades, la sustancia que se encuentra en abundancia es su precursor, la proxeronina. Esta, en el organismo, a través de la enzima proxeroninasa, que también se encuentra en el Noni, se transforma en xeronina.
Se sabe que el Aparato de Golgi (una estructura compleja que se encuentra en el interior de la célula), almacena y envía un paquete de nutrientes necesarios para la célula. Se cree que la xeronina juega un rol central en conseguir el embalaje y la ruta correctas de estos nutrientes, hacia la célula dañada, para así mantener o recuperar la función normal. Entonces, una célula sana es capaz de producir en el lugar y tiempo adecuados, los nutrientes que los diferentes estímulos indicaron que se necesitan.

Se cree que la scopoletina, es empaquetada en el aparato de Golgi, y liberada al sitio correcto, gracias a la xeronina.
En un estudio se observó que la scopoletina podría actuar como un inhibidor del O.N. Otro estudio dice que la scopoletina, junto con otros componentes (no contenidos en Noni) inhibirían la función del aparato de Golgi. Sin embargo, como se vio anteriormente, el jugo de Noni demostró ser un regulador de la hipertensión sin efectos secundarios no deseados, por lo que se vuelve a la hipótesis que el Noni contiene componentes que actúan sinergicamente, por lo cual uno actúa mejorando la función de los otros.

Entonces, el jugo de Noni, a través de la scopoletina, la estimulación del O.N. y el sistema xeronina, ha demostrado un efecto antihipertensivo, sin efectos secundarios indeseados.
En el caso de la hipertensión u otros trastornos circulatorios, este efecto es muy beneficioso. Pero, asimismo hay otros factores a tener en cuenta para la prevención y ayuda en el tratamiento médico de la hipertensión.

Hay factores que no se pueden modificar, como la edad, etnia, genética, pero los otros factores, los modificables, si se tienen en cuenta, se pueden lograr cambios muy beneficiosos:

  • Mantener un peso saludable.
  • Disminuir el consumo de sal.
  • Disminuir el consumo de cafeína.
  • No consumir alcohol en exceso
  • Disminuir lo más posible el estrés.
  • Consumir cantidades adecuadas de calcio, magnesio y selenio.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Evitar la grasa de origen animal.
  • Evitar el cigarrillo.

Todas estas pautas se pueden lograr realizando una alimentación armónica, consumiendo una variedad de alimentos saludables. Por ejemplo:

  • Consumir todos los días frutas y vegetales de colores variados, preferentemente crudas y con su piel, las que lo permitan.
  • Consumir carnes rojas y blancas retirando la grasa visible.
  • Elegir los cereales preferentemente integrales.
  • Consumir lácteos descremados.
  • Consumir aceites vegetales, preferentemente crudos.
  • De esta manera, junto al consumo de jugo de Noni habitualmente, se pueden lograr resultados muy beneficiosos.

Referencias bibliográficas

– Farreras, Rozman. Medicina Interna. 14° Edición. Ediciones Hancourt S.A. España 2000.
– Best y Taylor. Bases Fisiológicas de la Práctica Médica. 12° Edición. Editorial Médica Panamericana. España 1993
– Torresani, M. E., Somoza M. I. Lineamientos para el cuidado nutricional. Ed. Eudeba. Buenos Aires 1999..
– Solomon Neil,Md, PhD. THE NONI PHENOMENON. South Geneva Road Vineyard, 1999.
– Kim NY, Pae HO, Ko YS, Yoo JC, Choi BM, Jun CD, Chung HT, Inagaki M, Higuchi R, Kim YC. In vitro inducible nitric oxide synthesis inhibitory active constituents from Fraxinus rhynchophylla. Planta Med 1999 Oct.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc
– Deutscher SL, Creek KE, Morre DJ. Inhibition of Golgi apparatus- mediated secretion by cinnamic acid derivatives. Eur J Cell Biol 1981 Oct;25. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fc
– Tahawi Z, Orolinova N, Joshua IG, Bader M, Fletcher EC. Altered vascular reactivity in arterioles of chronic intermittent hypoxic rats.
J Appl Physiol 2001 May;90(5):2007-13; discussion 2000http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fcgi?http://jap.physiology.org/cgi/pmidlookup?view=full&pmid=11299297
– Abrams J. Beneficial actions of nitrates in cardiovascular disease. Department of Medicine (Cardiology), University of New Mexico School of Medicine, Albuquerque 87131, USA. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/utils/fref.fcgi?http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0002914996001865